Alkimistadh

lunes, 14 de febrero de 2011

El poeta del silencio.


Tú que amabas el silencio, mutilabas tu pensamiento haciendo un verso. Tu poeta soñador, alma del guerrero converso, disciernes tu origen fugaz, latente en la melancolía del universo. Tú mi amor, mi dios malvado que ríe mi ironía en cada momento. Tú poeta que resucitas de entre los muertos cada noche, misterioso, cautivador, amante de la luna, la señora de la luz serena, que reconforta tu ilusoria vida sin movimiento, estancada en palabras escritas por el sufrimiento. Tu poeta del amor, estrella negra del infierno, poesía muda del cielo, tú y sólo tú comprendes el silencio. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.

sábado, 2 de octubre de 2010

Cuando el mundo te pone contra la pared.

Cuando el mundo te pone contra la pared, el sol cae y todo arde bajo tus pies. La vida es un cristal, tan afilado, que puede cortar toda tu piel. La vida puede ser entonces cruel, tu mente se refugia en recuerdos que arden sobre un papel, y tu imaginación juega a los dados con lucifer, es lo único que puedes ver, un diablo alado, que habla del amor, como si fuera dios. Te aferras al infierno con todo tu ser, e intentas doblegar tu fe, esta se alza como un perro buscando algo que morder. Todavía no es tu hora, acabas de nacer, vives en un presente a dos segundos de ayer, y le hablas a la vida, fingiendo que la puedes entender. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.

martes, 13 de julio de 2010

Palabras.


Palabras sólo palabras, marcan el comienzo del fin, una sonrisa efímera que muere antes de nacer, el vacío que llena tus sueños en un jardín de flores, dibujadas en un suelo de arena que borra el tiempo cuando la muerte llama a la puerta del ocaso, no hay días iguales, sólo el mismo día que se vive diferente. El espejo refleja el otro lado de tu alma, y tú te preguntas que pasaría, si te abrazaras a la vida y dejaras a la cobardía en manos del silencio, el miedo sería mudo, sólo hablaría el ahora y tus pensamientos construirían un universo nuevo, donde no tiene cabida el miedo, donde el silencio habla, el amor no duele cuando se marcha y la tristeza sonríe siempre por mucho que te duela. La noche se funde con el día, vives bajo un atardecer donde los sueños son reales y la vida es un sueño donde nunca estás despierto o dormido, no hay principio ni fin, sólo cristales rotos pegados por el olvido y recogidos por el pasado, no hay futuro sin ahora, recorres el camino de la vida intentando saltar el río del vacío, te pierdes en un espejismo y no ves más allá de las arenas del tiempo, los granos de arena caen marcando tus días, como un reloj sin agujas que refleja tu sombra en la oscuridad del tiempo, no existe el vacío, yo soy el todo, la nada, el creador del universo, un dibujo que escupe un verso, una estrella que ilumina el firmamento, un instante, un momento, un poema escrito por el viento, ¡yo soy!, el escritor de sueños que sueña despierto. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.

jueves, 8 de julio de 2010

Receptor universal.


Somos un receptor universal, absorbemos todas las energías que circulan a nuestro alrededor, cuando pasa eso podemos recoger energía negativa que los demás proyectan sobre todo su entorno, nunca debemos absorbe nada que sea perjudicial para uno mismo o para los demás, no dejes que la energía se estanque en tu interior, tenemos que dejar que todo fluya en armonía, y proyectar sobre nuestro entorno la armonía de una mente consciente en equilibrio con sus chakras. ¿Cómo se consigue eso? ¡meditando! Solo meditando puedes ser consciente de tu ser interior,de esa forma puedes observar los cambios, que te rodean o acechan en tu entorno, no te conviertas en un receptor sin conciencia, que vive en la oscuridad de la ignorancia, abre tu mente y proyecta sobre los demás, la luz de la conciencia interior que brilla en los más profundo de tu ser. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.

jueves, 17 de junio de 2010

Cuando creces.


Cuando creces la vida te dispara una bala de realidad, empiezas a comulgar con la locura, duele vivir el día a día. Constatas cada paso que das, el tiempo pasa tan rápido que sólo lo notas cuando las arrugas de tus pensamientos olvidan tu edad. Entonces una noche, miras las estrellas, ya no tienes miedo a la oscuridad, lo que de verdad te asusta es la felicidad, has vivido tanto tiempo en el borde del abismo de tus inseguridades que ya no sabes si el mundo en el que vives es un sueño o un desvarío de tu soledad. Sólo quieres estar en paz, amar, un abrazo, un beso y esa disparidad que hay entre el recuerdo de tu infancia y la realidad. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.  

viernes, 21 de mayo de 2010

El galgo y su sombra..


Cuenta la leyenda que un día de verano, cuando el sol abrazaba la tierra, un galgo abandonado por su dueño corría por un campo arado persiguiendo su sombra. Su suerte estaba echada, sin agua ni comida el pobre animal había perdido la cordura, no dejaba de dar vueltas persiguiendo con mucho afán la sombra de un cuerpo viejo y esquelético. Un hombre que paso por su lado se compadeció del galgo y le dejó un cuenco con agua y un trozo de pan, pero el galgo no dejó de correr ni siquiera se paro para olisquear la comida y el agua, su mente seguía persiguiendo su sombra hasta que después de muchas vueltas, la muerte que lo seguía de lejos lo alcanzo, pero ni siquiera en ese momento el galgo se paro, su alma siguió dando vueltas levantando el polvo del camino, no dejaba de girar. La vida es algo más, que va más allá de alcanzar un objetivo, no pierdas el tiempo como el galgo persiguiendo su propia sombra, mira lo que el mundo te ofrece, no te dejes guiar por la riqueza y lo material, y recuerda que mucha gente hoy día siguen dando vueltas como el galgo sin saber donde ir. no te conviertas en un seguidor has tu camino al andar. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo

domingo, 16 de mayo de 2010

En la notoriedad de tu ausencia.

En la notoriedad de tu ausencia, mi alma se desvanece entre las costuras de mi corazón. Ya, que en el sentimiento, no hay ninguna razón, solo es un sentir, a veces acelerado por el corazón, y otras por el contrario un sentido único, unísono al amor. Autor:  Álvaro Gutiérrez Castillo.