martes, 8 de diciembre de 2009

El Dios de las almas rotas.


El Dios de las almas rotas, un Dios que vivía en los confines de la tierra, entre la línea que divide la luz de la oscuridad. Todas las almas rotas que deambulaban por la tierra acudían en su búsqueda para que los ayudara. El Dios de las almas rotas, era un ser muy bondadoso que ayudada a todas las almas rotas a encontrarse a sí mismo y las enseñaba a volar hacia el cielo. Las almas rotas son personas que por desamor al morir no pudieron volar, porque el dolor que sentían los apegaba a la tierra. El Dios de las almas rotas las liberaba de su dolor para que fueran libres y volaran sin que nada las atara a la tierra. Un día se presentó un alma rota, en el reino del Dios de las almas rotas, el alma era la más bella que el Dios hubiera visto jamás, tenía la forma de un ángel con las alas rotas, el Dios se acercó a ella maravillado y dijo ¿qué es lo que te apega aquí en la tierra? El alma miró al Dios fijamente y contestó entristecido ¡tú eres quien me apega a la tierra! El Dios confuso preguntó ¿por qué yo? ¡No te conozco de nada! ¿No sé quién eres? El alma volvió a mirar al Dios fijamente y dijo fíjate bien, ¡mírame a los ojos! ¿No me reconoces? El Dios la miró atentamente y una lágrima se desprendió de sus ojos, ¡no puede ser! gritó el Dios, su voz se volvió un llanto roto en cuestión de segundos. El alma abrazó al Dios con ternura, secó sus lágrimas y dijo llevas tanto tiempo ayudando a otras almas a volar que te despreocupaste de la tuya. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario