miércoles, 9 de diciembre de 2009

Arde el alma de la princesa guerrera.




Arde el alma de la princesa guerrera bajo un cielo añil. Su príncipe azul, ahora es gris, como una tormenta de abril, de la que caen lágrimas de fuego que cubren la tierra. La guerrera busca de nuevo a su príncipe azul, pero sólo encuentra retales de una leyenda que ya no existe. Como don Quijote, la guerrera lucha contra molinos de viento, creyendo que son dragones rojos que tiñen la tierra de sangre. Cuervos negros picotean sus pensamientos, susurra el viento, palabras escritas en el universo. Que su amor no está lejos, en cada batalla que gana al amor, cada día está más cercano su encuentro. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario