viernes, 2 de abril de 2010

El ahora.

Cada paso es un ahora, donde el tiempo no existe, sólo mi imaginación, creando y desenredando pensamientos muertos que pudren mi mente en la ignorancia del ego, vivo en un espejismo de penas y alegrías, refugio de un diablo que reza a dios cada mañana y cada noche reniega de él pidiéndole perdón, el mañana muere bajo mis pies, grito exonerando la palabra del hombre, no creo en un mañana pues nada existe en el futuro, ni siquiera yo, sólo mi ahora reboza la verdad mundana, la verdad que es mentira en la boca del pez que pudre la desdicha de los congéneres que abogan por un mundo mejor, ¿qué sabes de mí, para tomarte la libertad de comprenderme? No quiero comprensión, mi yo no existe. Soy tú y la multitud que existe en este plano bajo el yugo de eso que llamas sociedad, una sociedad corrupta ante la ambición, de un monopolio de personas que están matando al planeta sin reparar en que son a ellos mismos a quien están matando, negando así el futuro a sus hijos y los hijos de éstos, sin darles la oportunidad a elegir y ser libres como una mota de polvo que se deposita en cualquier lugar, donde nadie le impone una frontera, una religión, un acto o simplemente ser tú mismo en este mundo llamado sociedad avanzada que no es otra cosa que el ego a nivel universal. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario