Alkimistadh

martes, 13 de julio de 2010

Palabras.


Palabras sólo palabras, marcan el comienzo del fin, una sonrisa efímera que muere antes de nacer, el vacío que llena tus sueños en un jardín de flores, dibujadas en un suelo de arena que borra el tiempo cuando la muerte llama a la puerta del ocaso, no hay días iguales, sólo el mismo día que se vive diferente. El espejo refleja el otro lado de tu alma, y tú te preguntas que pasaría, si te abrazaras a la vida y dejaras a la cobardía en manos del silencio, el miedo sería mudo, sólo hablaría el ahora y tus pensamientos construirían un universo nuevo, donde no tiene cabida el miedo, donde el silencio habla, el amor no duele cuando se marcha y la tristeza sonríe siempre por mucho que te duela. La noche se funde con el día, vives bajo un atardecer donde los sueños son reales y la vida es un sueño donde nunca estás despierto o dormido, no hay principio ni fin, sólo cristales rotos pegados por el olvido y recogidos por el pasado, no hay futuro sin ahora, recorres el camino de la vida intentando saltar el río del vacío, te pierdes en un espejismo y no ves más allá de las arenas del tiempo, los granos de arena caen marcando tus días, como un reloj sin agujas que refleja tu sombra en la oscuridad del tiempo, no existe el vacío, yo soy el todo, la nada, el creador del universo, un dibujo que escupe un verso, una estrella que ilumina el firmamento, un instante, un momento, un poema escrito por el viento, ¡yo soy!, el escritor de sueños que sueña despierto. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.

jueves, 8 de julio de 2010

Receptor universal.


Somos un receptor universal, absorbemos todas las energías que circulan a nuestro alrededor, cuando pasa eso podemos recoger energía negativa que los demás proyectan sobre todo su entorno, nunca debemos absorbe nada que sea perjudicial para uno mismo o para los demás, no dejes que la energía se estanque en tu interior, tenemos que dejar que todo fluya en armonía, y proyectar sobre nuestro entorno la armonía de una mente consciente en equilibrio con sus chakras. ¿Cómo se consigue eso? ¡meditando! Solo meditando puedes ser consciente de tu ser interior,de esa forma puedes observar los cambios, que te rodean o acechan en tu entorno, no te conviertas en un receptor sin conciencia, que vive en la oscuridad de la ignorancia, abre tu mente y proyecta sobre los demás, la luz de la conciencia interior que brilla en los más profundo de tu ser. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.