sábado, 23 de septiembre de 2017

México querido.



Se abrió la tierra, el diablo se llevó a los niños de México, caen lágrimas del cielo, hay ángeles buscando a los hijos de Dios. La justicia, no tiene brazos, hay una madre esperando un abrazo de Dios. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.

sábado, 19 de agosto de 2017

Ella quiso ser paloma al vuelo, y en vez de eso fue lágrimas en un pañuelo. De su boca sólo salía prosa, y a veces algún te quiero desnudo. Nunca llegó a volar, sus alas eran un horizonte, en una playa sin mar. Vestía siempre de negro, pues estaba viuda de amores no correspondidos, que el tiempo se había encargado de enterrar. Su único anhelo siempre fue amar, pero ella no amaba de forma natural, entregaba su alma a todo aquel que la intentaba conquistar, y al entregarlo todo de una vez, hasta el amor desaparecía por falta de interés. Los hombres no la comprendían, la veían como un trozo de carne, una mujer sin coraje que vivía para el placer. Nunca fue correspondida, nunca fue amada, fue sólo un sueño, un maldito querer, una sombra herida con forma de mujer. Autor: Álvaro Gutiérrez Castillo.